Carrito

Radtrak² – El detector de radón más usado del mundo

El detector de radón más usado del mundo tiene más de cuatro millones de unidades vendidas. El Radtrak² es el detector de radón más popular de nuestros productos. Se emplea para efectuar medidas reglamentarias a largo plazo. Esto permite determinar un valor fiable de exposición media anual al radón.

Radtrak², una estructura y un principio de funcionamiento sencillos

El detector se compone de tres elementos. Una caja de plástico que sirve de unión entre la tapa y la base y una película sensible fabricada con plástico antiestático CR39. La película se coloca en  la unión de las dos partes de la caja. El radón entra en la cámara a través de una pequeña abertura situada entre la tapa y la base. Cuando el radón se desintegra, se generan partículas alfa. Estas partículas  dejan una marca sobre la película sensible que llamamos «traza». Cuando concluye el periodo de medida, la película sensible se analiza en el laboratorio para determinar la concentración de radón a partir del número de trazas.

El detector de radón más usado del mundo, una tecnología fiable y respetuosa con el medioambiente

Nuestro detector no consta de ninguna pieza móvil ni presenta puntos débiles en su diseño. Esto hace que el detector sea  especialmente robusto. Este diseño garantiza la fiabilidad durante el proceso de medida y permite reutilizar la caja para otras medidas. Únicamente la película sensible es de un solo uso y no se puede reutilizar. Radtrak2, el detector de radón más usado del mundo,  se puede utilizar en condiciones extremas y someterse a caídas sin que esto influya en la eficacia de la medida. Gracias a unos rigurosos procesos de análisis, respaldados por nuestra acreditación, así como a nuestros procesos de gestión y conservación de los datos de las medidas, medir el radón con Radtrak2 garantiza los resultados más fiables del mundo.

La calidad como base de nuestros procesos

El cumplimiento de los requisitos de calidad de la película sensible (CR-39) es riguroso y esencial para garantizar una medida de calidad. El plástico empleado debe estar completamente limpio cuando se integra en la caja. Por tanto, los requisitos en materia de selección de materiales y de procesos de fabricación son extremadamente rigurosos. Radonova selecciona las películas de plástico de mayor calidad suministradas por proveedores europeos reconocidos. La producción, íntegramente automatizada, está sometida a rigurosos controles supervisados por nuestro equipo de expertos.

Asimismo, hay que tener en cuenta la exposición de la película sensible al radón antes de ser insertada en la caja durante la etapa de producción. Del mismo modo, es importante determinar con la mayor exactitud posible el nivel de exposición al radón experimentado por el detector durante el transporte al laboratorio. Hemos establecido un método de calibración de las películas sensibles empleando procesos muy controlados. El organismo competente para la renovación de nuestra acreditación ISO 17025 se encarga de controlar periódicamente el cumplimiento y la aplicación de este método. Este control continuo es clave para garantizar análisis extremadamente precisos.
Elegir un laboratorio acreditado como Radonova es la única forma de garantizar métodos de producción y análisis rigurosos.

Radtrak2

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.