El radón está en todas partes, incluso en casa

El radón es un gas poco conocido, en España, muy pocas personas saben de qué se trata y mucho menos conocen el riesgo asociado a una exposición prolongada al radón. En efecto, se trata de un asunto poco difundido por los medios de comunicación y demasiado poco tratado por la administración. A pesar de que podemos aplaudir algunas iniciativas llevadas a cabo en las regiones más expuestas, también es fácil constatar que se realizan pocas mediciones en casas. En esta línea, la población que no se encuentra dentro de una zona «de riesgo» tiende a ignorar por completo un riesgo que, no obstante, existe en todas partes, no solo en las zonas de riesgo.

Muchas personas piensan que el radón es un problema secundario, incluso que no les afecta. Es falso, ya que el radón se encuentra en todas partes. Lo que debemos preguntarnos es: ¿en qué cantidad? El umbral para las viviendas no está regulado. Esto no significa en absoluto que el peligro no exista, ya que, afortunadamente, existe un nivel bien definido por la reglamentación para los lugares de trabajo y edificios públicos: 300 Bq/m³. El último informe de la OMS recomienda incluso mantener las concentraciones de radón por debajo de los 100 Bq/m³ en el aire en interiores.

Medir el radón es la única forma de determinar si una casa o un lugar de trabajo presentan riesgos.

¿No existe un mapa del radón publicado por el CSN?

Casi todos los países europeos cuentan con mapas del radón, una herramienta que resulta ser muy útil e indispensable para diseñar una lista de prioridades. No obstante, los mapas no reflejan el riesgo real, puesto que no tienen en cuenta todos los parámetros que se deben considerar a la hora de evaluar el riesgo de forma eficaz. Por ejemplo, en España, el mapa del potencial de radón publicado por el Consejo de Seguridad Nuclear se basa en criterios geológicos. Aunque este sea efectivamente el factor principal, deben tenerse en cuenta otros parámetros como la calidad de la construcción, la porosidad del suelo, las variaciones locales, el clima, etc. De hecho, una casa bien diseñada, reciente y bien ventilada construida sobre un suelo considerado de alto riesgo de radón puede presentar unos niveles de radón inferiores a los de una casa mal aislada, antigua y poco ventilada.

Por lo tanto, es importante tener siempre presente que los mapas ofrecen una información parcial y que el mejor modo de protegerse es medir el radón.

¡Me interesa!

Medir el radón en casa con Radonova es muy sencillo. Apunta estos pasos:

  • Pide los productos a través de nuestra tienda en línea. Recomendamos optar por Radtrak²® para una medición de largo plazo o por Rapidos® para detecciones rápidas.
  • En pocos días, recibirás los detectores y el manual de instrucciones.
  • Coloca los detectores siguiendo las indicaciones del manual.
  • Accede a «Mi cuenta» con el número de identificación y la contraseña incluidos en el manual.
  • Haz clic en los detalles de tu medición.
  • Una vez terminada la medición, envía los detectores por correo postal a la dirección indicada en el manual.
  • En un plazo de 1 a 2 semanas podrás descargar el informe del análisis desde el espacio «Mi cuenta».

Recuerda que se recomienda realizar las mediciones en el periodo invernal, puesto que es cuado el radón está más presente en el aire del interior.

¿Qué debo hacer si el informe indica una tasa superior a 100 Bq/m³?

¡Qué no cunda el pánico! Estamos aquí para ayudarte. Normalmente, las soluciones de mitigación son sencillas y poco costosas.

No obstante, es posible que sea necesaria una intervención más significativa cuando se detectan concentraciones elevadas. Rellenar las grietas de las partes de la casa en contacto con el suelo, instalación de un sistema de depresión bajo la vivienda, etc. Las soluciones existen.

En cualquier caso, será necesario recurrir a un profesional experto en soluciones para mitigar el radón competente para asesorarte sobre las mejores opciones para reducir las concentraciones de radón en casa. No olvides que cada caso es distinto y que solamente un profesional cualificado te ofrecerá la mejor asistencia durante todo el proyecto.

La protección contra el radón reduce el riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón a largo plazo y aumenta el valor de la propiedad. Pide tus detectores ahora.