0

Carrito

Una guía para entender la dosimetría de radón

En este artículo mostramos una breve introducción sobre la dosimetría de radón que detalla qué es y cuándo y cómo utilizarla. Ha sido elaborada con la colaboración de los expertos del laboratorio de radón de Radonova. No dudes en contactar con ellos si tienes alguna duda o deseas información más pormenorizada.

¿Cuál es la diferencia entre la medida convencional del radón y el uso de un dosímetro de radón?

Normalmente, a la hora de comprobar el radón, se analizan los niveles de dicho gas en una estancia usando un detector o instrumento de radón, y luego los resultados se comparan con un índice de referencia. Cuanto más alta sea la concentración de radón, mayor será el riesgo de contraer cáncer de pulmón. Sin embargo, no es solo el índice de radón lo que determina el riesgo para la salud. La exposición prolongada al radón supone también un factor relevante. Emplea un dosímetro de radón para evaluar la exposición a largo plazo.

Mediante a esta técnica podrás calcular el nivel de radón al que se exponen las personas durante un determinado período de tiempo. La forma de cálculo variará en función del lugar de trabajo. Para conocer más información sobre los valores límite de tu país, contacta con los expertos de Radonova.

¿Cuándo debo utilizar la dosimetría de radón?

La dosimetría de radón se lleva a cabo según lo indicado por la Directiva EURATOM BSS 59/2013. La dosimetría de radón se puede utilizar también en otros centros de trabajo donde se haya identificado una alta presencia de radón y donde quizá no resulte tan sencillo implementar actuaciones para la reducción de dicho gas. Antes de iniciar un proyecto de dosimetría de radón dirigido a empleados específicos, es muy aconsejable llevar a cabo una medida del radón en el centro de trabajo.

¿Cómo funciona la dosimetría de radón?

Es fácil poner en marcha una dosimetría de radón. Radonova, el laboratorio de radón líder a nivel global, provee un producto que te proporciona un informe trimestral donde se indica la exposición individual a este gas. Luego pueden compararse los resultados de dicho informe con los valores límite, lo que permite adoptar medidas que propicien una disminución de la exposición individual al radón. Por ejemplo, puede ser tan simple como reducir el tiempo que se pasa en ciertas áreas que han mostrado niveles altos de radón. Trascurrido un año recibirás también un resumen de la exposición anual, que más tarde deberá enviarse al organismo supervisor en materia de protección radiológica a nivel nacional.

Dosimetría de radón en la práctica

Las entidades y centros de trabajo que optan por recurrir a la dosimetría de radón deben especificar de inicio el número de trabajadores a comprobar. Radonova enviará a continuación unos dosímetros, que son detectores de radón, los cuales deberán ser utilizados por un porcentaje específico de la plantilla. Normalmente se sujetan a la ropa de trabajo. Al final de la jornada, estas personas han de dejar el dosímetro en un vestuario o depósito. Los empleados en cuestión deberán documentar asimismo el tiempo que lo han usado.

Al comienzo del día siguiente se volverán a colocar el dosímetro. Este análisis debe realizarse a lo largo de un trimestre. Más tarde, el dosímetro se devolverá a Radonova para su comprobación. Radonova proveerá luego nuevos dosímetros para cada trabajador. En el plazo de dos semanas se enviará un informe donde se indica tanto la exposición del trimestre como la acumulada durante el año. Dichos resultados se comparan posteriormente con los límites nacionales de cada país.

La importancia de la medida de radón de fondo y de las medidas de zona

En lo que respecta al uso de la dosimetría de radón, debe llevarse también a cabo una medida de fondo en el lugar donde se almacena el dosímetro durante las horas no laborables. Puede tratarse, por ejemplo, de un vestidor, un automóvil o el propio hogar. La exposición determinada por el detector de radón de fondo se restará a la obtenida con el dosímetro. Ello permitirá al laboratorio calcular la exposición real a la que se someten los individuos en su horario laboral. Ten en cuenta que el detector de fondo debe custodiarse siempre en una estancia con un índice de radón reducido, nunca por encima de 50 Bq/m³. Por consiguiente, a fin de lograr una medida precisa, resulta fundamental establecer los niveles de concentración del citado gas en el área donde se guardan los detectores de radón de fondo.

También se recomienda efectuar de manera continuada las medidas por área de radón en las ubicaciones donde trabajan los empleados. Con estos datos se simplificará la introducción de actuaciones destinadas a disminuir la exposición en el ámbito individual. Las medidas por área deben realizarse durante el mismo período de control que la dosimetría individual. Si deseas obtener información adicional acerca de los detectores de fondo y las medidas por área, contacta con Radonova. Estaremos encantados de facilitarte más detalles.

dosimetría de radón

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.