0

Carrito

¿Debo preocuparme por un índice de radón temporalmente alto?

¿Debo preocuparme por un índice de radón temporalmente alto?

La presencia de radón en las casas puede variar tanto a lo largo del día, como de un día para otro. Sin embargo, cabe recordar que los riesgos para la salud de este gas se derivan de la exposición a niveles elevados durante muchos años. Son este tipo de exposiciones las que a la larga pueden ocasionar un cáncer de pulmón. En consecuencia, no hay que preocuparse por un índice de radón temporalmente alto que supere el valor de referencia (300 Bq/m3). Lo fundamental es el promedio a largo plazo.

Por otra parte, si la media anual obtenida supera el valor límite, es importante implementar acciones para reducir el nivel de radón. La media anual se consigue midiendo durante un mínimo de tres meses con detectores de radón de un laboratorio acreditado ISO17025. Por lo tanto, la medida durante uno o dos días con un equipo digital no dirá nada acerca del riesgo asociado al radón. Pero  este dispositivo sí que puede emplearse para verificar la eficacia de una actuación de reducción de los niveles de radón.

Causas de la variabilidad de radón a lo largo del día

La gran oscilación del contenido de radón puede deberse a varios motivos. A continuación enumeramos varios de ellos.

El modo en que usamos la casa: El aire circula poco si el hogar está vacío. También por la noche, cuando no se mueve nadie en la casa. Esto, a su vez, suele incrementar los niveles de radón, a diferencia de lo que ocurre cuando hay movimiento en la casa, circunstancia que aumenta por lo general la circulación del aire.

La ventilación: Igual que las personas influyen sobre la circulación del aire, también lo hace, obviamente, la ventilación. Quizá lo anterior no tenga tanta importancia en una casa unifamiliar, pero en un centro de trabajo  repercute enormemente.

Las condiciones climatológicas: Las variaciones térmicas y el viento pueden incidir sobre la diferencia de presión entre el aire del interior y del suelo, lo cual tiene una gran relevancia, puesto que el radón suele infiltrarse en la casa junto con el aire del terreno. Si las variaciones de temperatura y el viento provocan una presión negativa en el hogar, existe un riesgo de aumento del grado de radón en el aire del interior.

Ubicación del inmueble: Los edificios situados por ejemplo sobre una colina pueden experimentar mayores variaciones del nivel de radón durante el invierno a causa de lo que se conoce como «fuerza de elevación térmica» en el subsuelo.

Hay otros elementos que también pueden influir en el nivel de radón, por ejemplo, tener abiertas las puertas que dan al sótano, o el uso de una campana extractora y/o una chimenea.

índice de radón temporalmente alto

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.