0

Carrito

¿Por qué hay radón en las viviendas y de dónde procede?

By 07/09/2018agosto 27th, 2020Viviendas y Rehabilitaciones

Cuando eres propietario de una casa o tienes previsto comprar una surge con frecuencia el tema del índice de radón y la necesidad de controlarlo por motivos sanitarios. Pero ¿de dónde procede el radón?

El radón es un gas natural presente en el suelo y la corteza terrestre. Se trata de un «gas noble», un elemento con símbolo Rn y número atómico 86 dentro de la tabla periódica. La característica que lo convierte en una sustancia nociva para la salud es su radiactividad. Es decir, el radón emite radiación de tipo ionizante que afecta a los sistemas biológicos. Este elemento forma parte de una cadena de desintegración que incluye también al uranio y el radio (igualmente radiactivos).

La radiación ionizante puede dañar las células, ocasionando la muerte de estas y la destrucción de las moléculas de ADN del organismo, resultando en mutaciones y, con ello, en cáncer. El cáncer de pulmón en particular es un tipo de sarcoma atribuible a la radiación ionizante.

¿De dónde proviene el radón que encontramos en los edificios?

Son varias las fuentes de radón en las edificios. La primero y más habitual es el radón terrestre que, como el propio nombre indica, procede del suelo que rodea al edificio. El uranio y el radio que anteceden al radón en la cadena de desintegración están presentes de forma natural en el suelo de muchas zonas de España. Si se construye un inmueble en este tipo de terreno y, en particular, si éste cuenta además con sótano o edificación subterránea, se pueden afrontar problemas con el radón del suelo. De no aislarse debidamente, las partes del edificio en contacto con el suelo pueden facilitar el acceso del radón circundante. Otras fuentes de radón son los materiales de construcción y el agua.

Estudio y medida

La medida  del contenido de radón presente en un edificio es algo relativamente sencillo. Es muy importante el contactar con una empresa que tenga experiencia acreditada en la medida de radón. La empresa podrá proporcionar dispositivos de medida de radón que se instalan sencillamente en los edificios. Se aconseja efectuar las medidas durante el período de otoño-invierno, ya que es entonces cuando se dan las condiciones más desfavorables en el edificio por la ausencia de una ventilación suficiente debido a las bajas temperaturas. La medida debe prolongarse durante varios meses. Finalizado este plazo, se remitirán a la empresa los detectores de radón para su análisis, obteniéndose el valor de la concentración de radón correspondiente a cada estancia. Actualmente, el nivel de referencia de radón en los edificios se establece en 300 Bq m-3. En caso de rebasarse este valor, se deberá implementar algún tipo de medida de remedio para reducir las concentraciones de radón.

¡Solicite su medida de la concentración de radón a Radonova hoy mismo!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.